Llevamos a cabo procesos de armonización para generar espacios sanos, tanto en el hogar como en la empresa.

EMPRESA

En el ámbito de la empresa su producen frecuentemente problemas como:

  • Espacios austeros e impersonales
  • Estrés, ansiedad, depresión
  • Contaminación tecnológica
  • Bajas por problemas de salud reiterados
  • Crisis económica y de valores
  • Problemas con la proyección futura
  • Pérdida de objetivos empresariales (con el crecimiento se olvidan)
  • Desgaste por la exigencia y la obligación
  • Conflictos interpersonales y entre departamentos
  • Valores humanos desplazados por la necesidad de resultados
  • Falta de concentración, silencio y claridad para decidir
  • Pérdida de la inspiración creativa
  • Falta de liderazgo y autoridad

 

Ante estas dificultades, el Feng shui puede:

  • Generar espacios armónicos y de escala humana que respondan a la actividad empresarial
  • Mejorar la salud del personal evitando malestar emocional y ausentismo
  • Mejorar la productividad, los recursos y los ingresos para desarrollar al máximo el potencial de la empresa
  • Abrir la experiencia de creatividad e inspiración
  • Fomentar un dinamismo natural, sano y sin exigencia
  • Crear un buen clima de trabajo
  • Crear una visión global y de conjunto que favorezca a la totalidad de la empresa y su entorno
  • Ambientes donde el silencio favorezca la toma de decisiones
  • Recuperar la autoridad y el liderazgo

 

HOGAR

En referencia al hogar, las principales dificultades que se pueden generar son:

  • Escasez de ventilación
  • Poco contacto con las fuerzas celestes
  • Energía ancestral no resuelta
  • Historia de sus ocupantes atrapadas en las paredes y los circuitos energéticos
  • Desequilibrios en la capacidad de adaptación al medio
  • Cualidades ocultas no reconocidas


En este caso, las aportaciones del Feng shui en la vivienda son:

  • Salud y descanso reparador.
  • Abundancia de recursos personales.
  • Vitalidad y determinación para conseguir aspiraciones y proyectos.
  • Armonizar y sanar la red de relaciones personales, familiares y laborales.
  • Conectar con la alegría y la plenitud, mejorar la relación con nuestros hijos o nuestr@ niñ@ interior.
  • Acceder a la fuente de sabiduría ancestral, descubrir nuestra fuerza interior.
  • Revelar y utilizar nuestras capacidades personales innatas.
  • Iniciar nuevos ciclos con actitudes creativas dejando atrás el pasado.
  • Volver a nuestro centro y obtener más confianza, silencio y claridad.
Compártelo